Consejos para tomar las curvas correctamente.

Si de adrenalina se trata, las curvas son nuestras favoritas. Ir de curva en curva inclinando de lado a lado, sintiendo cómo nos acompaña la fuerza para ir en contra de la gravedad y la fuerza centrífuga, sin duda es una de las razones por las que gozamos rodar en carretera. Pero a las curvas se les respeta, aquí cuatro puntos para que las tomes con seguridad:

1. Reduce tu velocidad antes de empezar la curva. Tocar el freno delantero inclinado te hará abrir la trazada o, si abusas, “perder” la rueda.

2. Las salidas de las curvas esconden muchos riesgos, independientes de cómo haya sido la entrada y diferentes según el tipo de curva.

3. En curvas a izquierdas, el riesgo a la salida está en irse fuera del asfalto o contra un guardarrail. En curvas a derechas, el riesgo a la salida está en meterse en el carril contrario con tráfico de frente. Abre siempre la trayectoria antes de trazar una curva: la trazada será mejor, y la visibilidad también.

4. No dejes de fijarte en todo lo que te rodea, como harías en ciudad: ¿Tiene el asfalto aspecto pulido y resbaladizo? ¿Hay árboles que dejan restos resbaladizos en el arcén? ¿Hay salidas de caminos con reguero de tierra y grava?

Si estás iniciando en el mundo de la moto y aún no te atreves a marcar curvas a gran velocidad, te recomendamos practicar en las glorietas de la ciudad, aunque sea siempre girando a la izquierda, descubrirás cómo tu fuerz sobre el manillar tiene un efecto sobre la dirección, puedes ir modificando ligeramente por donde vayas pasando hasta que logres tener el control absoluto de tu moto.

Ahora sí, vámonos a rodar.