El peso sí importa.

Cada moto está diseñada para ofrecer geometrías con un determinado peso; pero cuando éste aumenta, cambian por completo.

Cuando salimos a rodar es importante respetar el límite de peso que soporta nuestra moto, sin importar la distancia; ya que muchas veces hacemos caso omiso y queremos llevar a toda la familia como si fuera un auto. Esto lo único que ocasionará es que la dirección, la suspensión trasera y los neumáticos se dañen.

Antes de que un pasajero se suba en nuestra moto es importante prepararla debidamente, ajustando las suspensiones y checando la presión de los neumáticos para que el peso de nuestro acompañante influya lo menos posible en el manejo.

Recuerda que tu moto se puede adaptar perfectamente a las necesidades de cada momento.